14.- Cómo evitar ser despedido como padre

REALIDAD:

Es cada vez más frecuente que los niños despidan a sus padres. En la adolescencia destituyen a sus padres y madres; los consideran como perdidos, disminuyen toda relación para con ellos. Son miles los jóvenes que abandonan a sus padres, física o psicológicamente, para encontrar una relación más satisfactoria en cualquier otro lugar, generalmente con grupos de compañeros.

CRITICAR:

Los padres son despedidos por sus hijos cuando les riñen para que cambien sus valores y creencias que aprecian, cuando piensan que les están negando hasta los derechos civiles básicos.

Los padres pierden la oportunidad de influir constructivamente sobre sus hijos al ser demasiado impacientes y persistentes tratando de influir en las partes en las que los niños son más indicados para determinar sus propias decisiones.

ACCIÓN:

UNA CUESTIÓN DE VALORES: hay conflictos que surgen inevitablemente entre un padre y su hijo sobre algunos comportamientos que están relacionados intrínsecamente con las creencias, valores, estilo, preferencias, filosofía de la vida de un niño.

Ningún adulto desea modificar su comportamiento cuando está convencido que con él no hace mal a nadie. Los adultos, al igual que los niños, lucharán para mantener su libertad cuando sienten que alguien los está presionando para que cambien un comportamiento que no interfiere con otra persona.

Los chicos no se rebelan contra los adultos… Se rebelan contra los intentos de los adultos por apoderarse de su libertad, contra los esfuerzos que hacen para cambiarlos o modelarlos a imagen de los adultos, contra el hostigamiento de los adultos, en contra de que los adultos les fuercen a actuar de acuerdo con lo que los adultos piensan que está bien o mal.

UNA CUESTIÓN DE DERECHOS CIVILES: Las batallas entre padre e hijo, involucran una cuestión de derechos civiles de la juventud. Piensan que tienen el derecho de llevar el cabello a su manera, elegir sus propios amigos, llevar su propia clase de ropa, etc. Y la juventud actual, al igual que en otros tiempos, defenderá tenazmente este derecho. Estas son cosas importantes para ellos, con las cuales ni negociarán ni las comprometerán ni las resolverán mediante el método III.

“¿NO PUEDO ENSEÑARLE MIS VALORES?”: “Por supuesto, no sólo puede enseñarle sus valores sino que además lo hará sin poder evitarlo”, los niños los aprenden mediante la observación de lo que su padre y su madre hace, y escuchando lo que ellos dicen.

EL PADRE COMO MODELO: Los padres enseñan sus valores viviendo realmente, la honradez, la generosidad, los valores cristianos: Entonces deben comportarse como cristianos. Esta es la mejor forma, si no es que la única, de que los padres “enseñen” a sus hijos sus valores. (Haz las cosas como te digo y no como las hago).

EL PADRE COMO CONSEJERO: Pueden compartir con sus hijos sus ideas, sus conocimientos y su experiencia, de la manera que lo hace un consejero cuando se solicitan sus servicios. El consejero eficiente ofrece a sus clientes el beneficio de su conocimiento y su experiencia, sí; pero no les riñe semana tras semana, no los avergüenza si no se adhieren a sus ideas, ni continúa presionándolos para que acepten su punto de vista cuando detecta resistencia en su cliente. El buen consejero ofrece sus ideas, entonces deja la responsabilidad de aceptarlas o rechazarlas en manos de su cliente. Si un consejero se comportara de la manera que lo hacen los padres, su cliente le informaría que ya no desea sus servicios. La juventud de nuestros días está despidiendo a sus padres (informándoles que sus servicios ya no son deseados) debido a que muy pocos padres son buenos consejeros para sus hijos.

ACEPTAR LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR: El asunto es que no se puede obligar a nadie a estudiar o aprender. “Puedes llevar a un caballo hasta donde hay agua, pero no puedes obligarlo a beber”: Equivale a tratar que un hijo haga la tarea. Todo lo que puede hacer un padre es tratar de influir siendo un buen ejemplo, siendo un consejero eficiente y creando una relación “terapéutica” con su hijo.

COMPROMISO:

SISTEMA DE LA HOJA DIVIDIDA PARA COMENZAR A EMPLEAR EL MÉTODO “NADIE PIERDE”: En el PET hemos diseñado un método sorprendente, sencillo para anular la resistencia y la desconfianza de los chicos frente a la sesión de la resolución del problema.

Todos los padres necesitan un lápiz y una hoja dividida en dos columnas. En la columna de la izquierda anotarán aquellos comportamientos del hijo que no afecten de manera tangible y concreta; aún los que puedan molestar a los papás. En la columna de la derecha escribirán los conflictos que afectan realmente, cosas que hacen y que interfieren directamente con la vida familiar.

Las actitudes anotadas en la parte izquierda, los papás, no las tomarán en cuenta para corregirlas; pero todos los problemas que se encuentren en la parte derecha, tendrán que ser resueltos. Después los analizarán por separado y decidirán si van en la columna derecha o izquierda.

Ejemplos:

  • Problemas que se acordó eran responsabilidad del niño. (No es necesaria la resolución mutua)
  • 1.-Su tarea escolar
    2.-Cuando se acuesta
    3.-Qué ropa se pone para ir a la escuela
  • Problemas que deben resolverse mediante el método III
  • 1.-Cuanto contribuye en las tareas domésticas.
    2.-El problema de los permisos.
    3.-El problema de que no limpia el desorden que hace en la sala de la casa.

El método III va acompañado de la vivencia de valores dentro de la familia

¿Cómo lograr todo esto? Con humildad, oración y confiando en el Espíritu Santo.

En atención al interés que generó esta serie de reflexiones, se ofreció un curso-taller donde hicimos ejercicios y pusimos en práctica lo aprendido.

Este curso-taller se ofreció en el Centro de Formación de la Parroquia de Ntra. Sra. de Lourdes ubicada en Loma Bonita, Aguascalientes, Ags.

El Padre Francisco es el coordinador de Pastoral Familiar de las parroquias que integran el Decanato Poniente “San David Roldán”, de la Diócesis de Aguascalientes. En el marco de sus actividades como coordinador pastoral, nos ofrece una serie de reflexiones orientadas a proveernos de herramientas concretas que faciliten una dinámica familiar fincada en valores.

Suscríbete a nuestro Boletín